Cortar cebollas y evitar el lagrimeo

Cortar cebollas y evitar el lagrimeo

El causante de que lloremos cuando cortamos las cebollas, es la irritación ocular a causa de la inhalación de una molécula, llamada propanotial, que desprende la cebolla al ser cortada. Ésta, fluye hacia arriba con cada corte, lo que nos conlleva a respirarla inevitablemente.

Estos 6 trucos de cocina para no llorar cortando o picando cebolla, o al menos reducir la mayor parte del lagrimeo que nos provoca, son los más usados.


Cuchillo y tipo de corte:


Es importante que dispongamos del cuchillo más apropiado para cortar cebollas. También es esencial que esté afilado, así conseguiremos cortes limpios, sin aplastar la cebolla en cada corte y reduciendo la emanación de gases. El cuchillo debe ser ancho, para conseguir penetrar mejor en todas las capas de la cebolla sin machacar la pulpa.

Respecto al tipo de corte, es recomendable dominar las diferentes técnicas de corte con agilidad y firmeza, ya que a mayor velocidad en el corte, la emisión de los gases de la cebolla será menor.


Distanciarse de la tabla:


Otro truco es tratar de no tener el rostro justo encima de la tabla donde estemos cortando, debido a que los gases que se producen con el corte se dirigen en hacia arriba. Nos colocaremos lo más retirado posible de la tabla, cortando la cebolla con los brazos estirados.


Enfriar la cebolla:


El molesto gas casi no se desprende de las cebollas cuando están muy frías. Basta con meterlas unos minutos en el congelador o enfriarlas en el frigorífico durante una hora como mínimo, antes de proceder a cortarlas.


Vinagre:


El vinagre neutraliza la molécula sulfatada que provoca el lagrimeo. Por este motivo, una de las técnicas consiste en humedecer el filo del cuchillo con vinagre, antes del corte. El inconveniente de este método, es que la cebolla cogerá algo de sabor a vinagre, aunque no seria un problema si vamos a usar la cebolla en una ensalada aliñada con vinagre.


Remojo en agua:


Podemos pelar las cebollas y ponerlas en remojo en un barreño con agua antes de cortarlas, o incluso, cortar las cebollas sumergidas en agua. También podemos mojar el cuchillo y la cebolla varias veces mientras cortamos, de esta forma eliminaremos parte de la sustancia que no pos hace llorar.

Tanto cortarlas sumergidas en agua, como ir mojándolas con cada corte, puede resultar algo aparatoso, sobre todo si solemos picar la cebolla de manera rápida.


Vela:


Esta curiosa técnica consiste en colocar una vela encendida junto a la tabla de corte. La vela absorberá gran parte de los gases de la cebolla.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese

4 comentarios

comentarios
25 de julio de 2015, 23:09 delete

Gracias por los trucos! Yo siempre lloro cuando corto cebolla ... No hay manera, pondré en práctica estos :)
Un abrazo!

Responder
avatar
26 de julio de 2015, 11:53 delete

Creo que el método más fácil, para mí, es encender una vela. Lo probaré porque lloro como una magdalena cada vez que corto cebolla.

Responder
avatar
Anónimo
1 de septiembre de 2016, 13:44 delete

Lo mejor es ponerse gafas,yo me pongo unas de plastico, de esas que se utilizan para la jardineria.

Responder
avatar
2 de septiembre de 2016, 15:22 delete

Gracias a tdos por vuestros aportes! Lo de las gafas no lo he probado nunca. Personalmente, el método que más practico es el de enfriar la cebolla y la verdad es que se nota la diferencia cuando está fria al cortarla. Un saludo!

Responder
avatar