Tarta de papaya al horno

Tarta de papaya al horno

Ingredientes:


(Tomaremos las medidas con un vaso de yogur).

Para la masa:

  • 300 gr. de papaya.
  • 1 yogur natural.
  • 1 vaso de yogur de harina.
  • 1 vaso de yogur de azúcar.
  • 1 vaso de yogur de leche.
  • 2 huevos.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.

Para la cobertura:

  • 1 rodaja de papaya.
  • 1 cucharadita rasa de azúcar.
  • 1 cucharadita de agua.


Preparación:


Si vamos a usar cobertura, cortaremos unas rodajas de papaya antes de comenzar con la receta y las reservaremos. En este caso sólo utilicé una rodaja porque únicamente quería adornar un poco la tarta, pero podéis cubrirla por completo multiplicando las cantidades de rodajas e ingredientes, que variaran dependiendo del la superficie de vuestro molde.

La masa:

Pelamos y cortamos en trozos medianos el restante de papaya y lo agregamos al vaso de la batidora. Añadimos el resto de los ingredientes y batimos  hasta que quede todo bien triturado.

Engrasamos un molde con un poco de aceite o mantequilla y vertemos la mezcla en él. Precalentamos el horno a 180° C. e introducimos el molde. Horneamos hasta que la tarta quede ligeramente dorada, unos 45 - 60 minutos. Para saber que el interior está hecho, podemos pincharla con un cuchillo, si el cuchillo sale limpio significa que está listo.

Sacamos la tarta del horno y la dejamos enfriar a temperatura ambiente hasta que se temple, antes de meterla en el frigorífico donde la refrigeraremos 1 hora como mínimo.

La cobertura:

Cortamos la/s rodaja/s en trozos pequeños y los introducimos en una sartén junto al resto de ingredientes. Calentamos a fuego medio y removemos unos minutos, hasta que la papaya se encuentre blanda y un poco desecha.

Dejamos templar la fruta, la colocamos sobre la tarta y lo introducimos todo en el frigorífico.


Notas / Variantes:


Con las papaya sucede lo mismo que cuando compramos un melón, que bien nos puede salir dulce o bien soso. Si la papaya que vamos a utilizar es muy dulce, podemos reducir la cantidad de azúcar en la masa.

La textura de esta tarta es muy suave, incluso podríamos prepararla en moldes individuales como si de un puding se tratase (en ese caso el tiempo de horneado será menor). Si la consumimos de un día para otro, los sabores se habrán ligado mejor y la textura será un poco más sólida.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese