Cómo aromatizar aceites caseros


Los aceites aromáticos pueden llegar a convertirse en un aderezo muy interesante para dar un toque distinguido a muchos de tus platos. Son estupendos para participar en aliños de ensaladas y excelentes para convertir tus salsas en exquisitas. Ni te imaginas en lo que se puede convertir un simple mayonesa, pudiéndole cambiar el olor, el sabor e incluso el color.

Existen muchísimas combinaciones y se pueden aromatizar tanto el aceite de oliva como el de girasol, aunque el ideal es el aceite de oliva de sabor suave.


Maneras de aromatizar aceites:


Introduciendo el aromatizante en el aceite: Es la manera más fácil y clásica. Sencillamente se trata de sumergir la hierba o ingrediente en el aceite, tapar y esperar a que se aromatice. El tiempo oscila entre una y dos semanas, dependiendo del aromatizante. Conviene remover algún que otro día para que el aroma se integre mejor.

Infusionando el aromatizante en el aceite: Si necesitamos un aceite aromatizado de inmediato, podemos optar por esta otra técnica. Consiste en calentar el aceite a fuego muy suave, a una temperatura entre 40 y 50 grados, que no pase de 60 grados y sobre todo que no hierva. Retiramos del fuego, añadimos el aromatizante y dejamos reposar tapado como si fuera una infusión. Cuando esté frío, retiramos el ingrediente aromático y listo.

Triturando el aromatizante y el aceite: También podemos triturar el ingrediente aromático junto al aceite y posteriormente colarlo a través de un paño fino. Con este método también daremos color al aceite, lo que puede ser muy útil para decorar platos. Es ideal para usarlo con hierbas frescas.


Notas:


Este tipo de manipulaciones puede acortar la vida del aceite, por lo que es aconsejable prepararlo en pocas cantidades para evitar que el aceite se enrancie. El primer método seria el más duradero, pudiendo aguantar meses sin nevera, mientras que el de triturado nos aguantará unos 5-7 días en la nevera.

Para conservar el aceite es mejor hacerlo en vidrio, ya que el plástico con el tiempo puede traspasar partículas al aceite.

Si con algunos de los métodos nos hemos pasado con el sabor, podemos agregar más aceite sin aromatizar para rebajarlo.


Ingredientes aromáticos:


Ajo, perejil, cilantro, menta, pimienta, clavos, comino, enebro, jengibre, rúcula, laurel, albahaca, salvia, orégano, tomillo, romero, cebollino, canela, vainilla, trufa negra, cáscara de limón, cáscara de naranja, lemongrass, jengibre, anís estrellado, guindillas, tomates secos, azafrán...


Algunas mezclas exitosas:


Cayena, ajo, laurel.
Vainilla y naranja.
Romero y limón.
Comino y menta.
Canela y jengibre.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese