Gazpacho de manzana

Gazpacho de manzana

Ingredientes:


(Para 4 raciones).

  • 2 manzanas golden.
  • 1 pimiento verde italiano.
  • 1/ 2 pepino.
  • 1/4 de cebolleta.
  • 1 diente de ajo pequeño.
  • 1/2 vaso de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta blanca.



Preparación:


Pelamos las manzanas y retiramos los corazones, donde se encuentran las semillas y el tallo, con la ayuda de un cuchillo o un descorazonador. Luego las cortamos en pedazos medianos. Pelamos también el medio pepino y lo cortamos en rodajas. Abrimos el pimiento por la mitad para el desechar las semillas y el tallo y lo cortamos en rodajas. Por último, troceamos la cebolla y el ajo pelado.

Añadimos la manzana y las verduras cortadas al vaso de la batidora, junto a medio vaso de agua. Trituramos hasta obtener una textura fina, sin tropezones.

Al igual que en todas las recetas de gazpacho fáciles de hacer como este, una vez todo triturado es cuando procedemos a aliñarlo. Agregamos aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta al gusto. Aunque yo haya puesto unas medidas en la receta para los condimentos, os recomiendo ponerlos poco a poco e ir probando, así lo aliñaremos como más nos guste. Volvemos a pasar la batidora un instante y listo.

Refrigeramos el gazpacho de manzana en la nevera una hora como mínimo, para servirlo bien fresquito. Lo haremos en un recipiente tapado para evitar que se oxide y pierda sus propiedades. No es recomendable añadir hielo a los gazpachos porque se quedan aguados, perdiendo sabor y consistencia.


Notas / Variantes:


Los gazpachos son nutritivos, saludables, fáciles y refrescantes. Estos gazpachos de frutas son ideales para combatir el calor y además comer bien, ya que como sus ingredientes son crudos, nos aportan muchos nutrientes. A su vez son un acompañamiento o primer plato fantástico para cualquier comida y en cualquier momento del año.

Este gazpacho tiene casi los mismos ingredientes que el tradicional, sólo que que lleva manzana como sustituto del tomate. La fruta le aporta dulzor, que suaviza el sabor y contrasta a la perfección con el resto de ingredientes.

Si queremos aportarle más frescor todavía, podemos incorporarle unas hojas de hierbabuena.

Podemos acompañarlo con un poco de jamón serrano crujiente por encima o con lo que más nos guste.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese