Trucos para cocinar un rico pescado congelado de la Sirena, la mejor oferta y variedad

Trucos para cocinar un rico pescado congelado de la Sirena, la mejor oferta y variedad

A veces se nos olvida que comer pescado es importante, pudiendo ser una buena alternativa saludable al consumo de carnes. Es uno de los alimentos más completos de nuestra dieta en cuestión de nutrientes. Los expertos recomiendan comerlo entre 2 o 3 veces a la semana.

Existe una gran variedad de pescado en los océanos y mares, lo cual nos da la posibilidad de poder cocinar infinidad de platos diferentes. Pero... ¿cuál escoger y cómo cocinarlo?. En esta ocasión, me gustaría daros algunos consejos sobre la elección del mismo y algunos trucos para preparar un buen pescado como el mejor de lo chefs.


Escoger un buen pescado.


Lo primero que hay que tener en cuenta, como siempre digo, es la calidad de la materia prima.

Si lo vamos a comprar congelado, el pescado congelado de la Sirena tiene una calidad suprema, que además, mantiene todos sus nutrientes gracias a la ultra congelación. También cuentan con una gran variedad ya que pescan en prácticamente todas las aguas del planeta. Así que si queremos obtener unos buenos resultados, la Sirena es una elección estupenda, tanto por calidad como por variedad.

En cambio, si lo queremos fresco, tendremos que prestar atención en que el pescado tenga el cuerpo rígido, los ojos claros, las escamas tersas y brillantes, las aletas húmedas y las agallas de color rojo intenso.


Descongelar el pescado.


Sumergiremos en la pieza de pescado en agua fría con 3-4 cucharadas de sal, para descongelar el pescado de forma correcta. Esto hará que el pescado conserve su sabor. También podemos descongelarlo sumergiéndolo en leche.


Para limpiarlo.


Este apartado es más bien para el pescado fresco, ya que el congelado suele venir ya limpio.

Si queremos descamarlo, primero debemos lavar bien la pieza y a continuación iremos raspándolo, en el sentido contrario a las escamas con la ayuda de un cuchillo. También podemos introducirlo unos segundos en agua hirviendo y ponerlo en agua fría justo después. Esto hará que las escamas de desprendan con mayor facilidad.

Si queremos quitarle la piel fácilmente, bastará con frotarlo previamente con sal gorda. Las aletas podemos cortarlas con unas buenas tijeras.


Cómo cocinarlo.


Para cocinarlo al vapor, tenemos que untar con aceite la vaporera o el recipiente donde se vamos a poner el pescado. No añadiremos el pecado hasta que el agua esté hirviendo, para evitar que se quede pegado. Deberíamos cocinarlo sin piel, ya que esta no se cocerá.

Cuando cocinamos pescado a la plancha, suele quedarse pegado si no lo hacemos correctamente. Es importante tener una sartén i plancha de un material antiadherente. Otro punto importante es la temperatura, debe de estar bien caliente cuando incorporemos el pescado. Un truco para cocinarlo a la plancha sin que se pegue, es recortar papel de horno del tamaño de la sartén y ponerlo entre la sartén y el pescado pintado de aceite o mantequilla

Para rebozarlo rápidamente, podemos poner harina en una bolsa de plástico, meter el pescado dentro y agitar. Si queremos que el rebozado nos quede crujiente, lo remojaremos en leche previamente. Recuerda secarlo bien siempre antes de rebozar.

Una vez rebozado, lo metemos en la nevera unos 15 minutos antes de freír. Calentamos bien una sartén con bastante aceite, pero sin que llegue a humear. Freímos unos 5 minutos las piezas de pescado por todas sus caras. Al sacarlo, lo colocamos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Si queremos hacer filetes de pescado al horno, los pondremos sobre una placa metálica untada con aceite, del lado de la piel. Debemos precalentar el horno a 140° C. y cocinar unos 20 minutos. Si se trata de un pescado entero, el horno deberá tener una temperatura de 170° C. y se horneará en unos 30 o 40 minutos.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese