Croquetas de brócoli y queso (probando la freidora Philips)

Ingredientes:


(Para unas 10 croquetas).

  • 250 gr. de brócoli.
  • 1/2 cebolla.
  • 5-6 cucharadas de queso parmesano rallado.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • 400 ml. de leche.
  • 4 cucharadas de harina.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.


Preparación:


Cortamos los floretes de brócoli, desechando en tronco. Ponemos abundante agua en una cacerola y la ponemos al fuego hasta que comience a hervir. Incorporamos el brócoli y lo cocemos, hasta que al pincharlo con un cuchillo esté tierno su interior. Lo escurrimos y lo cortamos en pequeños trozos, picamos también la cebolla muy fina por otro lado.

Añadimos 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y calentamos a fuego medio. Agregamos la cebolla picada y esperamos hasta que se vuelva transparente. Bajamos el fuego, añadimos la harina y removemos hasta que se dore levemente.

Antes de que la leche entre en juego, debemos calentarla para que esté templada. Añadimos entonces un vaso de leche en la sartén (en principio) junto al brócoli. Removemos suave y sin pausa hasta que se espese.

Vamos incorporando el resto de la leche poco a poco y seguimos removiendo como antes. A su vez, agregamos el queso parmesano, pimienta molida y sal al gusto. Cuando la masa tenga una consistencia espesa, apagamos el fuego, la cubrimos con una tapa para que no se reseque y la dejamos enfriar por completo.

Cogemos dos platos hondos, en uno batimos un huevo y el otro lo llenamos con pan rallado. Vamos cogiendo porciones de masa y le damos forma de croqueta con las manos. Para empanarlas primero las pasamos por el huevo batido (ayudándonos de una cuchara) y luego las pasamos por el pan rallado.


Cómo freír las croquetas


Para freírlas, podemos hacerlo del modo tradicional, donde tendríamos que usar bastante aceite. También podemos usar otros métodos más modernos, como la freidora Philips Airfryer, siendo una opción más saludable y también más económica, ya que casi no utilizaremos aceite.

Modo tradicional: Calentamos abundante aceite en una sartén y añadimos las croquetas cuando esté bien caliente. Freímos por una cara y luego por la otra. Las sacamos y las colocamos en un plato con papel de cocina absorbente debajo unos minutos.

Con la freidora Airfryer: Ponemos las croquetas en el cestillo y pulverizados de aceite de oliva por encima. Metemos el cajón y seleccionamos 160 grados, 10 minutos. Sacamos el cajón, sacudimos para mover las croquetas y volvemos a seleccionar 180 grados y 10 minutos más.

He de decir que no hay nada como freírlas de forma tradicional, aunque esta sea más grasa y poco saludable. Una buena alternativa son este tipo de aparatos, que imitan bastante bien a una fritura. Al funcionar con aire caliente, necesitaras sólo un poco de aceite o nada, la superficie del alimento queda crujiente y el interior jugoso. Otro punto a favor es que además son fáciles de limpiar. Si te interesan, aquí te dejo una comparativa de freidoras sin aceite, donde explican al detalle las características de cada una.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese