Faláfel de garbanzos con salsa de yogur casera

Faláfel de garbanzos con salsa de yogur casera

Ingredientes:


Para el faláfel, unas 11 unidades:

  • 1 vaso de garbanzos crudos secos.
  • 1/2 cebolla.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de harina de trigo.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 1/2 manojo de cilantro y perejil fresco.
  • 1 cucharada rasa de comino en polvo.
  • 1 cucharada de semillas de sésamo (opcional).
  • Sal y pimienta al gusto.


Para la salsa de yogur:

  • 1 yogur natural (125 gr.).
  • 1/2 diente de ajo rallado.
  • 2 ramas de perejil picado fresco.
  • 1/2 cucharadita de eneldo seco.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Unas gotas de vinagre.
  • Sal y pimienta al gusto.


Preparación:


Antes de poder trabajar con los garbanzos, hay que ponerlos en remojo en agua durante 2 días. Reemplazaremos el agua del remojo por agua nueva cada 24h. También podemos dejarlos en remojo un día sólo, pero mejor si son dos para asegurarnos de que queden tiernos. Una vez terminado este proceso, los lavaremos bajo el grifo.

A partir de este punto, podemos comenzar con la elaboración de la masa del faláfel. Picamos la cebolla y el ajo muy finos. También picamos igualmente el cilantro y el perejil fresco.

Añadimos todos los ingredientes de la masa en una batidora o picadora, excepto el bicarbonato. Trituramos hasta conseguir un masa no muy fina, si pueden quedar algunos tropezones mejor.

Pasamos la masa a un bol, incorporamos el bicarbonato y mezclamos bien con una cuchara.

Tapamos el bol con un papel film o un plato llano y lo intruducimos en el frigorífico. Dejaremos reposar la masa de faláfel en frío 2 horas como mínimo.

Transcurrido el tiempo de reposo, sacamos el bol del frigorífico. Vamos cogiendo porciones de masa con las manos limpias y vamos formando bolas. Podemos achatar un poco estas bolas o dejarlas así. Yo prefiero achatarlas porque me da la sensación de que se van a hacer mejor por dentro y en menos tiempo.

Ya sólo nos queda cocinarlos. La forma tradicional de hacerlo es frito en abundante aceite, aunque también podemos optar por una forma más saludable. Se pueden hacer en una sartén antiadherente, con un poco de aceite, lo justo para que no se peguen y se rompan. Si son bolas, la mejor opción es freírlas con mucho aceite para que se hagan bien por todos sus lados. De cualquier modo, los cocinaremos primero por una cara hasta que quede dorada y luego por la otra. Al sacarlos de la sartén, los colocaremos sobre un papel de cocina absorbente.

La salsa de yogur es muy fácil de preparar y queda de maravilla como  acompañamiento para el faláfel. Rallamos medio diente de ajo en un vaso o bol pequeño. Agregamos 2 ramas de perejil fresco picado finamente. A  continuación, incorporamos el resto de los ingredientes y mezclamos con una cuchara.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese