Alimentación y consejos para reducir el volumen corporal



Reducir el volumen corporal es más fácil de lo que parece. Simplemente hay que llevar una alimentación sana y hacer ejercicio, nada más. La única parte que podría ser más complicada es la constancia.

Es importante también realizar todas las comidas del día y no saltarse ninguna. Además tenemos que ser conscientes de que esto es un proceso que puede llevar un tiempo, pero que funciona seguro.


Diferencia entre perder peso y volumen:


Lo cierto es que no es lo mismo perder peso y perder volumen, ya que reducir el volumen corporal no implica perder peso.

Si hacemos dieta y ejercicio constante, con el tiempo perderemos volumen pero no necesariamente peso. A medida que vayamos eliminando la grasa de nuestro cuerpo, con el ejercicio iremos ganando masa muscular. Es decir que, el peso que hemos perdido en grasa lo hemos vuelto a ganar en músculo, pero lo que sí habremos perdido el volumen.


Cómo reducir el volumen corporal:


Mucha fibra:

La fibra ayuda a regular el transito intestinal y hará que no nos sintamos hinchados de forma natural. Algunos alimentos ricos en fibra son: Legumbres, frutas, verduras, cereales integrales, etc.

Poca sal:

La sal favorece la retención de líquidos, por lo tanto deberíamos llevar una dieta baja en este mineral. Y no sólo la sal que le ponemos a las comidas que cocinamos, si no también la que ya viene en los alimentos precocinados o fiambres, que suelen contener bastante.

Come a menudo:

Es conveniente comer cada tres horas más o menos, siempre sano y en cantidades moderadas. Así evitaremos picar entre horas ya que reduciremos el apetito. Nunca deberíamos saltarnos comidas porque sólo empeoraría la situación.

Alimentos diuréticos:

Al igual que los alimentos que contienen fibra, también son muy beneficiosos los alimentos diuréticos para perder volumen corporal. Estos nos ayudarán a eliminar los líquidos retenidos. Algunos alimentos diuréticos son: La sandía, los frutos rojos, los espárragos, la avena o los caldos de verduras.

Alimentos purificadores:

Otra técnica que nos ayudará a perder volumen es comenzar el día tomando un zumo o licuado purificador, cómo por ejemplo un zumo de limón, piña, papaya, remolacha o manzana.

Mantente hidratado:

Beber bastante agua es algo primordial especialmente si estamos llevando este tipo de dietas. Nos deshidratados un poco más al tomar alimentos ricos en fibra y diuréticos, por eso es importante beber al menos 2 litros de agua al día (incluyendo los zumos naturales).

Haz ejercicio:

Además de una dieta apropiada, es esencial realizar algún tipo de ejercicio para perder volumen y fortalecer. Podemos combinar caminar una hora al día o correr 15 minutos, con una segunda sesión de ejercicios de cárdio y tonificación, que serían los más indicados para nuestro propósito. Si no estamos acostumbrados a hacer ejercicio asiduamente, empezaremos poco a poco, aumentando el ritmo y la duración cada día para que el cuerpo se acostumbre y no se lesione.

Debes ser constante:

Nada de lo dicho anteriormente sirve si no hay una constancia, tanto en la alimentación como el el ejercicio físico. Recuerda que la constancia es la clave del éxito en todo.



Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese

loading...

Artículos relacionados