Roscos o rosquillas de naranja, los de la abuela

Roscos o rosquillas de naranja, los de la abuela

Ingredientes:


Para la masa:

(Tomaremos algunas medidas con un vaso de agua - 200ml.).

  • 1 kilo de hariana de repostería.
  • 1 vaso de azúcar blanco.
  • 1 vaso de zumo de naranja.
  • 1 vaso de aceite de oliva.
  • 6 huevos.
  • 2 sobres de levadura química.
  • 1 copita de anís.
  • La ralladura de la piel de 2 naranjas.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.

Para rebozar:

  • Azúcar blanco.
  • Canela en polvo (opcional).


Preparación:


En un recipiente amplio o un bol, agregamos el aceite, el azúcar blanco y el zumo de naranja recién exprimido. Seguidamente, batimos los huevos y los agregamos también, junto al anís, la ralladura de naranja y la canela. Mezclamos hasta que todo quede homogéneo.

Llegados a este punto, incorporamos primero la levadura química y 3 cuartos aproximados de la harina. Volvemos a mezclar hasta conseguir una masa. Dicha masa ahora estará algo líquida. Con el cuarto de harina que nos queda, el cual quizás no usemos entero, vamos a añadir un poco y mezclamos. Repetiremos esta operación hasta que consigamos una masa de consistencia blandita, algo pegajosa y difícil de manipular. Si nos pasamos con la harina, la masa será muy manejable pero nos quedarán unos roscos demasiado compactos.

Una vez tengamos la masa, la dejamos reposar entre 1 y 2 horas.

Para preparar los roscos, ponemos a calentar abundante aceite a fuego medio en una sartén. Cogemos un poco de masa con las manos, hacemos una bola y le hacemos un agujero en el centro con el dedo. Conforme vayamos haciendo la forma de los roscos, los vamos añadiendo al aceite caliente. Si nos cuesta manipular la masa por pegajosa, nos podemos untar un poco de aceite en las manos.

Una vez fritos, los vamos poniendo sobre una bandeja con papel absorbente, para quitarles el exceso de aceite. 

Hacemos una mezcla en partes iguales de azúcar y canela y rebozamos los roscos. También podemos ponerles sólo azúcar y prescindir de la canela.


Notas / Variantes:


El aceite no debe estar muy caliente (a fuego máximo) porque si no los roscos se dorarán muy rápido y nos quedarán crudos por dentro. 

A la hora de rebozarlos en azúcar, los roscos deben de estar calientes o templados, nunca fríos puesto que el robozado entonces no se quedará pegado.


Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese

Artículos relacionados

Primero