San Jacobos de calabacín, jamón y queso

Si te gustan los San Jacobos tradicionales, con esta receta con calabacín te vas a chupar los dedos. Son muy fáciles de preparar y están buenísimos. A los más peques de la casa también les encantará y estarán comiendo verduras sin darse ni cuenta.

Como ya he dicho alguna vez, la calidad de los ingredientes de las recetas importa. En esta ocasión, me he decantado por el jamón cocido de mis amigos carniceros de El Graner, de Figueres (en el Alt Empordà, Girona). Hacen sus propios embutidos artesanales y su jamón cocido le aportó un sabor sensacional a estos San Jacobos.


San Jacobos de calabacin, jamon y queso

Ingredientes:


(Para 8-10 San Jacobos).

  • 1 calabacín que sea ancho.
  • 4 lonchas de queso que funda.
  • 8 lonchas de jamón cocido.
  • 2 huevos.
  • Harina de trigo común.
  • Pan rallado.
  • Aceite para freír.


Preparación:


Es importante que el calabacín sea más bien ancho para que el San Jacobo también lo sea. Cortamos los dos extremos del calabacín y lo volvemos a cortar por la mitad. Con la ayuda de cuchillo, vamos cortando lonchas delgadas a lo largo de cada mitad. Desecharemos la primera y la última loncha.

Lo siguiente que debemos hacer es montar los sándwiches. Colocamos una capa de calabacín en primer lugar, una loncha de jamón doblada, la mitad de una loncha de queso y tapamos nuevamente con otra lámina de calabacín. Procuraremos que las parejas de láminas de calabacín sean más o menos de la misma proporción para que casen bien. Si la loncha de jamón es muy larga o gruesa, tal vez sea apropiado usar sólo media por San Jacobo.

Llenamos un plato hondo de harina, otro de los dos huevos batidos y otro de pan rallado. Pasamos los San Jacobos, con mucho cuidado de que no se desmonten, primero por harina, luego por el huevo batido y por último por el pan rallado. Una vez rebozados, los vamos dejando en una bandeja.

Calentamos abundante aceite en una sartén a fuego medio/alto. Cuando esté caliente, incorporamos los San Jacobos, friéndolos primero por una cara y luego por la otra. Les daremos la vuelta con cuidado para que no se rompan. Cuando estén dorados por ambas caras, los retiramos y los colocamos un un plato con papel de cocina debajo, para que absorban el posible aceite sobrante que puedan tener.


Notas / Variantes:


Podemos también cortar el calabacín en rodajas redondas, en lugar de a lo largo. De este modo los saldrán unos San Jacobos pequeños, a modo de bocaditos.

Podemos sustituir el calabacín por berenjena si nos gusta más, igualmente quedarán deliciosos con esta verdura.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese

Artículos relacionados