Cómo hacer una buena fondue de queso en casa

Como hacer una buena fondue de queso en casa

Probablemente habrás probado una fondue alguna vez, de queso, de chocolate, de carne... pero, ¿sabrías cómo prepararla tú mismo?. Sería estupendo hacer una fondue de queso en casa para disfrutarla con los amigos, ¿no es cierto?. Pues sólo necesitas seguir unos cuantos pasos básicos y aprender algunos consejos para quedar como un auténtico experto.

La fondue es un plato que proviene de la gastronomía suiza, concretamente de la región de Romandía. Al parecer, la receta surge de una antigua costumbre que tenían los pastores de las montañas suizas, los cuales fundían trozos viejos de queso con el propósito de calentar los cuerpos ante el frío. Hoy en día la fondue es un plato popular a nivel mundial, donde cada país lo ha amoldado a sus costumbres, dando lugar a diferentes variantes.

Los quesos en una fondue tradicional son el Gruyere y el queso Vacherin Fribourgeois, siempre mezclados en las mismas cantidades. Ambos se elaboran con leche de vaca y forman una pareja ideal para hacer una fondue. Pero también se pueden sustituir por otros quesos como por ejemplo emmental, raclete, sbrinz, fontina, comté o chedar.


Para la receta a continuacion, he escogido los quesos gruyere y emmental, que se pueden encontrar de forma más habitual en los mercados españoles.

La mejor opción para preparar una fondue, es utilizar una olla especial que viene acompañada de un hornillo, que mantendrá el queso fundido sobre la mesa. Estos hornillos funcionan con alcohol de quemar, aunque hay algunos que son eléctricos. Se pueden encontrar sets de foundue muy interesantes por internet. En la web de Lionshome, portal online dedicado a la venta de mobiliario y accesorios para el hogar, podrás encontrar una amplia selección de sets de fondue de diferentes tiendas, algunos a muy buen precio además.



Y ya por fin, ¡a por la receta!. Los ingredientes para hacer una fondue sencilla y básica son los siguientes. Siempre y cuando puedes introducir licores (el de cereza es muy común), variar las especias o los quesos.

  • 250 gr. de queso gruyere.
  • 250 gr. de queso emmental.
  • 250 ml. de vino blanco.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de fécula de maíz.
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada.
  • 1/4 de cucharadita de sal.

Para elaborar nuestra fondue, rallamos los dos quesos y los colocamos en un bol grande. Agregamos también la fécula de maíz o maicena y mezclamos todo muy bien. Puedes conservar el queso que haya sobrado en la nevera bien tapado.

Pelamos y cortamos el diente de ajo en dos mitades y lo frotamos por todo el interior de la olla. Vertemos el vino blanco y ponemos la olla a calentar a fuego bajo (la calentamos el fuego de nuestra cocina, no en el hornillo).

Cuando el vino comience a hervir vamos incorporando la mezcla de quesos gradualmente, mientras removemos constantemente formando "ochos". Primero pondremos un poco de queso en el vino y cuando se funda, pondremos más.

Cuando tengamos todo el queso fundido y bien integrado, agregamos la sal y la nuez moscada como punto final.

¿Qué hacemos si la fondue ha salido demasiado líquida?. Ponemos la olla al fuego. Disolvemos un poco de fécula de maíz en vino. Lo incorporamos a la olla junto a un poco más de queso y removemos.

¿Y si está demasiado espesa?. Colocamos la olla en el fuego, añadimos un poco de vino blanco y removemos.

Oh no, la fondue se ha cortado, ¿Qué hacemos?. No pasa nada, también hay una solución para esto. Ponemos la olla en el fuego e incorporamos una cucharadita de vino blanco y un poco de fécula de maíz disuelta en zumo de limón. Removemos hasta que se ligue.



Dicen los suizos que para que la fondue no siente mal, hay que servir para beber vino blanco o té caliente. El alcohol y el calor ayudan a que el queso permanezca fundido en el estómago y no se endurezca, de esta forma la digestión será más fácil.

Para mojar en la fondue, tradicionalmente de hace con trozos de pan cortado en tacos del día anterior. Aunque si servirla sólo con pan te parece aburrido, también se puede servir con verduras al vapor, como brócoli o zanahoria, patatas hervidas pequeñas con piel, salchichas, uvas, tomates cherry... y todo lo que se te ocurra.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese