Tallarines con salsa de queso ricotta y almendra

Ingredientes:


(Para 2 personas).

  • 200 gr. de tallarines.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 rama de perejil fresco.
  • 1 cucharada de pipas de girasol tostadas o piñones.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva.

Para la salsa:

  • 60 gr. de queso ricotta.
  • 60 gr. de almendras.
  • 80 ml. de nata para cocinar.
  • 60 ml. de caldo de pollo.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • 1 pizca de canela en polvo.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.


Preparación:


En general, la cantidad de pasta por persona es de unos 100 gr. Al tratarse de tallarines o espaguetis, medir la cantidad por persona es fácil. La cantidad de tallarines será la que quepa en nuestra mano perfectamente cerrada, teniendo nuestro dedo índice en contacto con la palma de la mano.

Ponemos abundante agua a hervir en una cacerola a fuego medio/alto, con una cucharada de aceite de oliva y una pizca de sal. Aplastamos un diente de ajo levemente con el mango de un cuchillo y lo agregamos al agua junto a los tallarines. Dejamos hervir hasta que la pasta esté "al dente". Una vez cocidos, escurrimos el agua y retiramos y reservamos el diente de ajo. Ponemos un poco de aceite en los tallarines y el perejil picado, mezclamos y reservamos.

Para hacer la salsa, lo primero que haremos es hervir las almendras unos minutos, en el caso de que tengan piel, para poder pelarlas fácilmente. En cuanto floten en el agua, las sacamos, las dejamos enfriar un poco y les quitamos la piel con las manos.

Introducimos las almendras en el vaso de la batidora con la nata y el diente de ajo pelado que cocimos con la pasta. Trituramos todo, añadimos el queso ricotta y mezclamos con una cuchara.

Calentamos la mezcla de ricotta y almendras en un cazo o cacerola y esperamos a que hierva suavemente. Agregamos el aceite poco a poco mientras removemos. Incorporamos el caldo, también poco a poco mientras seguimos removiendo. Cuando los ingredientes de la salsa estén bien integrados, rectificamos de sal y añadimos una pizca de nuez moscada y canela.

Llegados a este punto, la salsa de ricotta y almendras estará lista, sólo nos queda mezclarla con los tallarines. Servimos la pasta en el plato con unas pipas tostadas de girasol por encima o piñones.

Si te gusta, comparte

compartir en facebook Share on Google Plus Share to Twitter Pin This Email This

Quizás te interese